James Franco dirige y protagoniza una de las comedias con más personalidad del año, en la que narra como se rodó “The Room”, una de las peores películas de la historia del cine.

 

Este artículo tiene que empezar con una confesión: ¡No puedo con James Franco!. Y no solo por su trabajo de actor, que me parece bastante normalucho, sino porque no le perdono la horrorosa gala de los Óscar de 2011, que copresentó (alcoholizado, puesto o ambas) junto Anne Hathaway.

A pesar de estropearme una de las mejores noches del año, desde que conocí que el genio David Simon iba a contar con él para su nueva serie The Deuce, he intentado hacer un trabajo espiritual profundo para superar mi antipatía por él y así poder disfrutar de la misma al máximo (y más sabiendo que en la serie interpreta a gemelos).

Esta purificación de mis malos prejuicios,  me ha ayudado a coger con más ganas The Disaster Artist, cinta que dirige y protagoniza. Gracias a la Premiere Week de Madrid, pudimos asistir al preestreno de esta película, la cual llevaba cosechando buenas críticas desde su paso por los Festivales de Toronto y de San Sebastián (en el que consiguió la Concha de Oro).

Fotograma de "The Disaster Artist"
Fotograma de “The Disaster Artist” en la que se ve el rodaje de “The Room”

Leyendo únicamente la sinopsis te das cuenta de que va a ser imposible verter una opinión sin entrar en comparativas con Ed Wood, esa maravilla creada por Tim Burton. Y es que ambas relatan el proceso de creación y rodaje de dos, de las consideradas, peores películas de la historia. En ambos casos, desde el cariño y el humor, nos presentan a sus creadores como personajes dignos del recuerdo (a pesar de sus obras). Y ambas lo consiguen de forma meritoria.

Ahora bien, aunque la obra de James Franco es una gran comedia, está indudablemente un escalón por debajo de la cinta de Tim Burton. En parte, por el punto donde pivota la carga humorística de  la película; en The Disaster Artist el personaje principal, Tommy Wiseau, es tan histriónico que acapara los gags. Desde el uso de un acento extrañísimo (que asegura que es de Nueva Orleans) a su llamativa carcajada. Esto lleva al otro problema de la película: existe una sobrecarga muy importante del personaje principal, cosa que en “Ed Wood” no ocurría, (y mira que es difícil que un personaje interpretado por Jhonny Depp no acabe sobrecargando algo). Imposible no recordar los papeles de  Patricia ArquetteBill Murray y, sobre todo, del grandísimo Martin Landau, que interpretaba a Bega Lugosi.

En cuanto al trabajo actoral de James Franco, supone el principio de mi reconciliación con él, sin duda alguna ha conseguido un papel que se quedará en las retinas de los espectadores por mucho tiempo. Las carcajadas de una sala repleta de gente eran constantes, claro reflejo de la buena sintonía que el personaje consigue con el público. En definitiva, The Disaster Artist no será una de las mejores películas del año, pero si una de las que más sonrisa nos saque.

Cartel de "The Room"
“The Room” película que en cuyo rodaje se basa la nueva cinta de James Franco.

A los que os asistáis al cine os advierto: es imperdonable perderse los títulos de crédito (hasta el final). Me agradeceréis este aviso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here