Como cada fin de año, el mundo del cine está patas arriba por cortesía de Disney. Desde que la compañía del ratón se hiciese con LucasFilm, la cita navideña con el universo Star Wars se ha convertido en ineludible para cualquier cinéfilo. De hecho, la de Star Wars: Los últimos Jedi cobraba especial interés al continuar una historia que, allá por el año 2015, J.J. Abrams convertía en un éxito de épicas proporciones.

Con los comentarios positivos multiplicándose y con la prensa especializada hablando de la mejor cinta de la saga, el público acudía en masa al estreno del filme. Sin embargo, los comentarios sobre Star Wars: Los últimos Jedi sorprendían a propios y extraños al mostrar una importante fractura entre el público. Una película nacida para devolver el equilibrio a la Fuerza provocaba que partidarios y detractores iniciasen una guerra sin cuartel. La cinta es amada u odiada.

Star Wars: Los últimos Jedi

La zona de confort del fan de Star Wars

 

¿Por qué no gusta Star Wars: Los últimos Jedi? Pues porque no es lo que la gente esperaba ver. No son pocos los espectadores que han tenido la torpeza de apuntar directamente a Disney como responsable de lo que consideran un desastre. Mayúsculo error, ya que si algo tiene el filme de Rian Johnson es una originalidad impropia de la compañía del ratón. De hecho, los indignados no dejan de esgrimir argumentos que apuntan a que sus problemas aparecen al abandonar la zona de confort en la que la saga se anclaba desde El retorno del Jedi (incluida) hasta ahora. Durante cinco filmes nos encontrábamos con historias encantadoras, pero sin miga. Algo que ha desaparecido de un plumazo.

Hay una primera mitad de tempo lento, con situaciones surrealistas y algún pasaje discutible. Eso es cierto. ¿Criticable? El cine va por gustos, pero sería recomendable que muchos revisasen las escenas de Dagobah en El Imperio Contraataca. Y es que Luke y Rey comparten unas secuencias en Anch-To similares a las que el hoy maestro Jedi compartía con el bromista Yoda. Del mismo, la cantina de Mos Eisley vuelve en forma de casino. Mitología profunda revisada durante muchos minutos y preludio de la mejor hora de metraje de toda la saga.

Kylo Ren Star Wars: Los últimos Jedi

Efectivamente, lo que ofrece Star Wars: Los últimos Jedi a partir de cierto punto es un nivel de cine más grande que nosotros. Ahí es donde gran parte del público se cabrea, porque se esperaba la enésima historia convencional de la saga. Cada plano se va cargando de épica y sentimiento hasta estallar en un instante final que pone la piel de gallina. A esas alturas, muchos ya han montado en cólera, ya que no comprenden que no se haya destruido otra Estrella de la Muerte. Sin embargo, Star Wars: Los últimos Jedi juega en otra liga. Rian Johnson no ha venido a la saga para sentarse a mirar. La cinta nos revuelve y muchos no estaban preparados para más que condescendiente indiferencia. Obviamente, no se le puede negar a nadie el derecho a indignarse, pero lo cierto es que conviene aplaudir a un tipo que ha hecho por la saga más que nadie en 35 años.

3 Comentarios

  1. Coincido con el artículo en que ya era hora de que la saga nos contara una historia diferente y con algo que sorprendiera, pero durante toda la película tuve la sensación de que era auto-paródica.
    Y algunos de los diálogos eran muy flojos (Tal vez en versión original no chirriaran tanto… Pero eso no lo sé)

  2. Desgraciadamente no hayan cómo defender la mediocridad llamándola como originalidad, con un tipo que hizo “chacota” de algo que era de culto. No se trata sólo de gusto, se trata de calidad en la historia. Esto tiene que ver con semiología, con mensajes, con simbolismos, con pizcas de lógica entre la fantasía (lo que creible hasta a la ciencia ficción) y buenos diálogos. También trata de que cada escena tenga sentido para la trama y no sea simple relleno para hacer comedia… para no aburrir al público. Ver la saga original y sopesarla con El último Jedi, es como comparar a Queen con cualquier reguetonero. Interesante que quien escribe el artículo le llaman originaliad partiendo con analogías entre El Imperio Contraataca y El último Jedi. Con esto de los remake siempre pensé en la posibilidad que a alguien se le ocurriera rehacer la saga con los actuales efectos especiales y nuevos actores. Incluso, si se hubieran propuesto a continuar con una historia independiente me habría parecido bien cualquier cosa que hicieran, pero las últimas dos peliculas introduciendo a los personajes del pasado, y crear toda una burla como continuación, el resultado es un verdadero adefecio. ¿Que es de las más taquilleras? no lo dudo, pero la taquilla nunca domostró ser sinónimo de calidad. El único fenómeno de taquilla que ganó el Oscar a Mejor Película fue Titanic y eso que algunas reservas porque habían películas muy buenas entre los nominados. ¿Que es la Star Wars para el gusto las nuevas generaciones? Seguro que lo es. Entonces me pregunto ¿Tan mal estamos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here