Todo está a tú favor.  Te acercas al cine con pretensiones. Sabes que te quedan por delante 120 minutos de buen cine. El director, Darren Aronofsky, es uno de los creadores con más personalidad en el panorama actual, Requiem por un Sueño, Cisne Negro o El Luchador le avalan. Con este cóctel de buenos prejuicios, allí estás, en la butaca, se apagan las luces, un par de anuncios, te atusas la perilla y  empieza la función.

Vemos el preámbulo de Mother! anodadados, escenas que van cobrando vida a lo largo de la película, con imponentes interpretaciones – Javier Bardem y Jennifer Lawrence-.  Recuerdo que David Lynch explica, en un interesante documental sobre su trabajo Art of life, que siempre construía sus películas a partir de potentes imágenes, desde las cuales creaba el movimiento que conformaría sus cinta. Cuestión que ha provocado que, no en pocas ocasiones, sus películas se hicieran pesadas en el desarrollo de la narrativa, pero ese es otro tema. Sin entrar en la comparativa de ambos realizadores, pero si partiendo de este proceso creativo, Darren Aronofsky, estructura su película a través de imponentes secuencias que se clavan en las retinas del espectador y que mantienen un ritmo narrativo envidiable para cualquier director.

Mother!
Javier Bardem y Jennifer Lawrence en Mother!

En el primer tramo, cada uno de esos planos medulares tienen una referencia directa con el libro del génesis, el libro de la creación. En parte, por este tipo de referencias la película se presta a varias lecturas. Por un lado el espectador verá como la cinta habla del proceso creativo del protagonista, un escritor en bloqueo;  y por otro, el que ha remarcado Darren Arofnosky, se percibe una alegoría sobre los excesos que la especie humana está cometiendo con la madre naturaleza.  En cualquier caso, lo queda claro es que se le da mejor referenciar a la Biblia (una constante en su filmografía) que rodar sobre ella. Si viste Noe, llegarías a la conclusión de que lo único que no  se hunde es el arca.

Curioso es que reconociera, en la presentación de su película en la Mostra de Venecia que había escrito el borrador de su película en 5 días, apoyando más si cabe que la carga de la película es su contenido visual.

En el resto de la película, nos sumimos en el caos, ó lo que parece la puerta abierta al proceso psicótico de una persona. No sabemos bien si del director o del escritor protagonista. Película excesiva, turbulenta y de ritmo infatigable que tendrá como resultado, las bocas abiertas de los espectadores, y una conclusión clara: nuestras conversaciones cinematográficas durante un tiempo van a ser sobre Mother!, una película que no creo que encuentre el término medio, o encanta o la odias.

Mother!
Michelle Pfeiffer en Mother!

No quiero cerrar este artículo sin mencionar el pedazo trabajo de Michelle Pfeiffer. ¡Qué pocos papeles ha hecho esta mujer para el enorme talento que tiene!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here