Las primeras pinturas del hombre surgieron como expresión del miedo y la superstición.

El esfuerzo del ser humano había estado centrado en la pura supervivencia. La ultima glaciación, que se extendió durante miles de años, hizo que las condiciones de vida en el Paleolítico fueran extremas. Esta sociedad vivió entre el miedo y la crudeza de una vida hostil cargada de simbología.

Con todo este caldo de cultivo, surgió el arte rupestre. Uno de los ejemplos de arte Paleolítico más conocidos en el mundo son las Pinturas rupestres de las Cuevas de Altamira. Éstas se encuentran en Santillana del Mar, a unos 30 kilómetros de Santander y su datación está entre 36.000 y 13.000 años antes del presente.

Pinturas rupestres de Altamira
Pinturas rupestres en la réplica de las Cuevas de Altamira. | Alberto Aja. EFE

La motivación de las pinturas no se conoce con exactitud. Algunas teorías dicen que pudo haber sido un santuario religioso. Otras dicen que una batalla entre clanes, representados por la cierva y el bisonte. También se cree que pudieran ser parte de ritos de fertilidad o de caza… Incluso que puede ser simplemente arte, sin ninguna motivación más que la estética.

La expresividad en Altamira es asombrosa

La imitación de los animales es extraordinaria. El bisonte es el más representado pero también vemos caballos, ciervos, jabalís, mamuts o renos.

Pinturas rupestres de Altamira
Bisonte – Pinturas rupestres de Altamira | El Confidencial

Los artistas en las cuevas usaron los dedos, pero también herramientas que hacían las funciones de pincel e incluso soplando a través de ellas como un proto aerófrafo.  Usaban los resaltes en la roca para representar las curvaturas y los volúmenes de los animales y ayudados por los distintos tonos de los pigmentos minerales daban sombras y cierta perspectiva.

Todo lo que rodea las Pinturas de Altamira, incluso su propio descubrimiento tiene un aura de tristeza

La cultura no es fácil y si no, que se lo digan a Marcelino Sanz de Sautuola y su triste historia de descrédito contada en la película Altamira, protagonizada por Antonio Banderas en 2016.

Antonio Banderas. Película Altamira. 2016
Antonio Banderas. | Película Altamira (2016)

Sanz de Sautuola, bisabuelo del ya también desparecido Emilio Botín, dedicó parte de su vida al estudio y la divulgación, junto con Juan Vilanova, de la demostración de la autenticidad del arte rupestre. No se demostraría hasta algunos años después de su muerte.

Nota extra: La exposición temporal que vais a encontrar en el Museo Nacional y Centro Nacional de Investigación de Altamira hasta el 25 de febrero de 2018 es una exposición fotográfica sobre los Dólmenes de Antequera: Intuición e intención en la obra de Javier Pérez González. Donde la fotografía pasa de ser un recurso para documentar patrimonio a una expresión artística completa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.